¿Qué es más importante: hacer cosas o dejar de hacer cosas para ser más productivo?

En productividad personal ambas son importantes, pero si quieres resultados rápidos, dejar de hacer cosas podría tomar menos tiempo que comenzar a desarrollar nuevas cosas.

Leí un artículo super bueno al respecto y lo he adaptado para compartirlo contigo.

Estas son las 13 cosas que te sugiero dejar de hacer para estar más liviano y ser más productivo.

  1. Abandona tu necesidad de estar siempre en lo correcto

    Date la oportunidad de equivocarte y aprender nuevamente. No eres infalible, ¿Por qué quieres demostrar que no lo eres?, gastas mucha energía haciéndolo y en medio de esa rigidez desperdicias oportunidades de aprendizaje. Y a los demás no les importa mucho.

  2. Abandona tu necesidad de control

    Este punto está en mucha relación con el anterior. Calma, disfruta el viaje, permite que los demás aporten y sorprendentemente llegarás más lejos.

  3. Deja de buscar culpables

    Este punto es el resultado de practicar los otros dos previos. Asume tus responsabilidades y acepta las de otros, no es el quién es el qué y cómo puedes mejorarlo. Buscar culpables no alterará el resultado. Lo único que lograrás en el corto plazo es hacer sentir mal al otro y a mediano plazo limitarás su creatividad

  4. Deja de criticarte y auto-compadecerte

    Tu cerebro obedece, no discrimina.  Si todo el día te dices que no podrás hacer alguna cosa, finalmente no lo harás. Tu cerebro hace lo que le pides, ordénale cosas positivas. Dicen que el cerebro es ciego a la palabra NO y a las afirmaciones negativas. “Mañana no llegaré tarde”… y llegas tarde, mejor dile a tu cerebro “mañana llegaré temprano”… y seguro llegarás temprano.

  5. Abandona tus creencias limitantes

    “Si piensas que puedes o piensas que no puedes, tienes razón”. Todo surge tres veces, cuando lo crees (cerebro), cuando lo sientes (corazón) y cuando lo haces (músculo). Todo depende de tu decisión, actitud y acción: HACITUD.

  6. Deja de quejarte

    Nada ni nadie puede hacerte infeliz, triste o miserable a menos que tu lo permitas.

  7. Abandona la necesidad de criticar

    Deja de criticar cosas, eventos o personas que son diferentes a ti, “no te compares con los demás, porque te volverás vano y amargado…” somos diferentes y en esa diferencia está la riqueza de existir.

  8. Abandona la necesidad de impresionar a otros

    En este esfuerzo muchas veces pierdes tu propia esencia y te conviertes en algo que no eres. Es fantástico ser tu mismo los que te quieren, te quieres así.

  9. Abandona tu resistencia al cambio

    El cambio es bueno, significa que las cosas se pueden hacer de muchas formas diferentes. Flexibilidad es la palabra, rigidez es tu ancla.

  10. Enfrenta tus temores

    El temor puede ser un gran estímulo para el cambio. “A veces sentir el miedo es sentir un poco que estamos vivos” – Nito Mestre.

  11. Deja atrás tus excusas

    Siempre digo, que las excusas sirve para dos personas para tus amigos y para tus enemigos. A tus enemigos no les importa y tus amigos no las necesitan.

  12. Deja atrás el pasado

    Muchas veces queremos arreglar las cosas que sucedieron en el pasado y no es posible. Es como manejar un auto mirando el espejo retrovisor, te puedes choacr. Es bueno aprender del pasado, pero no vivir en él.

  13. Deja de vivir tu vida basado en las expectativas de otras personas

    Esto es la mayor ancla que evita que utilices tus propios “superpoderes”. Concéntrate en trabajar desde tu área de influencia enfocado en lo que te hace diferente. Dale al mundo tu propio toque.

 

“Si los pesados, mi amor,

llevan todo ese montón

de equipaje en la mano.

Oh, mi amor, yo quiero estar liviano”

– Charly García

Caminando, con equipaje ligero

Caminando, con equipaje ligero