La vida se te puede ir en un aliento…, tu vida puede cambiar en un segundo…

Era las 12 de la noche, estábamos esperando a que el semáforo en rojo cambie para continuar nuestra ruta, conversábamos ilusionadamente sobre el tiempo por venir.  Afuera hacia frío y una lluvia tenue e insistente parecía no querer irse…Accidente de vehiculos

De repente y sin imaginarlo un ruido de cristales rotos precedía a un impacto fuertísimo que hizo que nuestro coche detenido avanzara por inercia casi tres metros. Dios mío!!! atinamos a decir, más como una oración que como una súplica, y luego apareció un dolor intenso en el cuello y la incredulidad de que algo  impactó nuestro vehículo, mi primera reacción fue preguntar a mi esposa si estaba bien, una mueca de dolor revelaba que no, pero gracias a Dios podía moverse… primera buena señal.

Luego salí del coche, yo también podía moverme, segunda buena señal.

La parte posterior y la llanta del lado del chofer de nuestro coche estaban destrozados y unos metros más atrás y al volante del vehículo responsable del impacto estaba un individuo igualmente incrédulo con todos los signos de una ebriedad brutal.

Las reglas de tránsito violadas, el sentido común olvidado, la responsabilidad como ser humano inexistente… el alcohol en su plena magnitud.

El choque fue casi lateral y tan fuerte que si nuestro coche hubiera estado sólo un metro más atrás, es casi seguro que el impacto hubiera afectado el lado del chofer y seguro que  la vida se nos iba en un instante,  pero estábamos vivos, teníamos otra oportunidad,  tercera buena señal.

Hay muchas cosas que puedes controlar: cuidar tu salud, respetar las reglas de tránsito, dormir a tus horas, cuidar a tus hijos, orar, pensar en los demás.  Pero hay muchas otras que no, y precisamente estas últimas te pueden quitar la vida en un aliento.

Por eso pensé que si esto llegara a pasar, ojalá pueda irme con mis cuentas saldadas y con mis deberes hechos.  Estoy haciendo una lista de hábitos que tengo que cultivar cada día por si me voy, y quería compartirlo con ustedes…

Los 8 hábitos:

  1. Decir todos los “te quiero” que tengas guardados y no quedarte con ninguno en el almacén de tu corazón. Todos los días habrán más “te quiero” y dejarlos salir hará muy bien a los demás.
  2. No esperar a que los planes sean perfectos para comenzar a realizarlos, hay que hacerlos ya! y perfeccionarlos en el camino.
  3. No descanses más de lo necesario, después tendrás mucho tiempo para hacerlo, ahora no hay tiempo que perder.
  4. Visita a tus amigos, llámalos, escucha su voz, ponlos en tu agenda.  Cuando los necesitas siempre están, son los ángeles que te cuidan y te indican el camino.
  5. Aunque tu familia esté lejos, hay unos lazos invisibles que te atan a ellos,  acompáñalos en todas circunstancias.
  6. Escucha la música que te gusta, lee los libros que has estado postergando.
  7. Abraza a los tuyos, a los amigos, a la familia, hasta quedarte sin fuerzas, hasta que su olor se impregne en ti.
  8. Da todo lo que tienes y no te guardes nada, esa es una forma de seguir aquí si te vas.

La vida se te puede ir en un aliento…, tu vida puede cambiar en un segundo…

Pero si te vas, que todo haya tenido sentido, no hay mejor forma de irse que habiendo hecho lo que tenías que hacer, buscando la perfección en cada instante.

Quería contarles que mi esposa está bien, yo también, todo lo material se puede volver a construir, la vida no, por eso después de esta experiencia tan extraña les pido:

No manejes si bebes alcohol por ti y por tu familia, pero sobre todo por aquellos a los que injustamente puedes quitarle la vida en un aliento o cambiarle la vida en un segundo.

SONY DSC

 

¿Tienes algo que decir?, me encantaría leer tus comentarios…