Seguramente haz escuchado que tu crecimiento personal depende de “salir” de tu zona de confort.

Creo, que no se trata de eso, tu zona de confort es aquella en la que eres un experto y te sientes bien, aquí encuentras pasión por lo que haces. Yo creo que no se trate de salir de tu zona de confort, se trata de hacerla más grande.

Y hacerla más grande es aprender nuevas cosas o re-aprender cosas que ya sabias, para que estés vigente tienes que optimizarlas y actualizarlas.

Para ampliar tu zona de confort solo basta una palabra y una acción: DECISIÓN.

Aquí te comparto algunas sugerencias que pueden hacer más interesante el proceso de tu aprendizaje:

El aprendizaje se basa en tres variables:

– Conocimiento: que responde a la pregunta ¿Qué?.

– Experiencia: ¿Cómo lo aplico?

– Actitud: ¿Quiero?

Personalmente creo que todo empieza por tu actitud de hacer cosas, el conocimiento y la experiencia es una consecuencia de lo que quieras hacer.

El segundo tip es la perseverancia y esto lo logras a través de la repetición, dicen que la práctica hace al maestro y esto es cierto.

El sustento de esto es la neuroplasticidad de tu cerebro, tu cerebro aprende a través de dos cosas: tu actitud y la repetición de aquello que quieras lograr: tocar un instrumento, diseñar un proyecto en el trabajo, aprender a montar bicicleta, hacer tu tesis.

Así como cuando haces ejercicios y se refleja en tus músculos, las repeticiones hacen que AUMENTE el número de las conexiones entre tus neuronas (sinapsis), esto es la neuroplasticidad.

Por eso reafirmo lo que digo en el título, la única forma de aprender es haciendo, y el fundamento de esto es que las repeticiones moldean tu cerebro de acuerdo a lo que quieras hacer.

Pasos para aprender:

  1. Decisión: Actitud positiva
  2. Perseverancia: Hacer y repetir

De esta forma ampliar tu área de confort, y al ampliar tu área de confort ¡te transformas!

¿Quieres experimentarlo?…