El 5 de octubre se celebró el día de la medicina en Perú.

Hace un buen tiempo me gradué como médico en una de las universidades más prestigiosas de mi país.  Me entregaron un certificado que me reconocía como tal, es decir en un momento mágico pase de ser estudiante de medicina a médico, lo decía el documento oficial.

Varias semanas después con el pecho henchido y lleno de orgullo, tuve mi primer paciente en una posta de salud ubicada en la última zona de Villa El Salvador en medio de un inmenso arenal. En ese lugar había llegado la luz eléctrica, pero el agua potable aun estaba por venir.Paciente inmunizado OPS

Mi primer paciente era un niño de 7 años que tenía una infección de la piel justo detrás de la oreja.  En ese instante todos los conocimientos e información que adquirí en los años de formación se mezclaron y no atiné a tomar una decisión, me sentía como estudiante de medicina sometido a un examen.  El tratamiento era mi principal objetivo, tenía que indicarlo a la dosis y frecuencia adecuada y no lo recordaba….

Lo único que atiné a hacer en ese momento fue conversar con la mamá del niño, calmar su ansiedad, explicarle lo que pasaba.   Le pregunté al niño sobre su dolor, vi si tenía fiebre, busqué ganglios en su cuello y lo toqué.  Mientras hacía todo eso todavía no podía encontrar en mi memoria como darle el tratamiento mas eficaz.

Imagino que viendo mi frustración la auxiliar de enfermería de la posta me alcanzó un diccionario de medicamentos y finalmente pude indicar el tratamiento.

A la semana pude comprobar que la evolución del paciente fue muy favorable.

Hablé con la mamá y le dije que afortunadamente el medicamento fue el adecuado, pero ella me dijo “Doctor, no solo el tratamiento, mi hijo dejó de llorar porque lo vio un médico y yo me tranquilicé escuchándolo a usted”.National Institute of Health

En ese momento al escuchar que me decían “Doctor” y que le daban más importancia a la conversación y al tiempo compartido durante el examen que al tratamiento en sí, algo se transformó en mi conciencia: en medio del arenal, en una posta instalada dentro de una pequeña iglesia y no en las aulas universitarias, frente a la sonrisa de una mamá y al juego casi imparable del niño porque se sentía muchos mejor, comencé a aprender a ser médico.

Ahora entiendo que el médico no es un curador, no es un mago que convierte una enfermedad en salud.  El médico es más que eso, es un acompañante, es un facilitador del proceso de curación.

El médico conoce mejor las enfermedades si entiende quien las sufre, la apendicitis de Pedro es muy diferente a la apendicitis en Juan.

No creo en eso de “que el médico no debe involucrarse con el paciente para no perder su objetividad”.  Si el médico no se involucra con el paciente, entonces ¿Quién?

El médico debe vibrar con el paciente, debe vincularse con él, tratar de entender su dolor y aprender de su entorno para  tomar mejores decisiones pensando en la individualidad del paciente.

El médico debe satisfacer las necesidades del paciente y ¿Cuáles son?:  el paciente no viene por unas pastillas, el paciente viene a ser escuchado, viene a que lo examinen, a que lo ausculten, a que lo toquen, a que lo miren y a que le hablen de su enfermedad.

El médico no solo debe ponerse en los pies de otros (a eso se le llama empatía), el médico debe ir más allá, debe hacer lo que el paciente espera que haga (a eso yo le llamo superpatía).

Es decir el paciente viene a que lo traten como un ser humano, que lo traten con humanidad.

Y el médico no lo sabe todo, por eso hay un equipo trabajando juntos en la misma dirección: la enfermera, la auxiliar de enfermería, la nutricionista, el odontólogo. Todos tienen un rol y hay que facilitarlo, impulsarlo y aprenderlo en beneficio del paciente.

National Institute of HealthLuego ya de varios años de haber recibido mi cartón que decía que soy médico, puedo decir que en realidad sigo aprendiendo a serlo, por que sigo aprendiendo a tratar de conocer al ser humano, no a entenderlo (es muy complejo), pero si a aceptarlo.

Feliz día de la medicina!!!

 Me gustaría recibir tus comentarios, más abajo encontrar un espacio para hacerlo…