COMPROMISO, esa es la palabra que elegí este año como grito de batalla.

Cada año, las empresas y organizaciones definen una frase o una palabra que los orienta hacia el logro de sus objetivos, sirve a la vez como recordatorio y como guía.  Hace algún tiempo decidí hacer lo mismo.

Quizas sepas que el año pasado elegí la palabra HACITUD (ACTITUD + HACER), me inspiré en Alfonso Alcantara de @yoriento un excelente consultor de productividad personal.  No, no existe en la RAE (Real Academia de la Lengua) pero es una palabra que me inspira y me reta y la he utilizado en cada conferencia y taller, me alegra mucho que varios  de mis clientes la han adoptado como parte de sus herramientas de llamado a la acción.

Este año (2016), y luego de una buena charla con una de las personas que más quiero, elegí la palabra COMPROMISO.

Estábamos definiendo proyectos para este año, algunos parecían complejos de alcanzar,  ¿no te ha pasado que cuando tienes que tomar una decisión la postergas hasta cuando tengas oportunidad, medios o tiempo de hacerlo?: “Cuando gane más dinero me compraré esa cartera que me gusta, cuando tenga más tiempo ire a visitar a mis papás, cuando tenga otro empleo me compraré una casa”, y ese dinero tiempo u otro empleo no llega y ¿sabes por qué?, porque estas mirando estas oportunidades desde la orilla de tu área de comfort, son propósitos y buenos deseos, es ese “algún día” que nunca llega, porque no pones tu piel en ello.

Sin limites

Gracias StockSnap.io – Jake Ingle

Regresando a la historia, en medio de nuestra discusion y sabiendo que no llegariamos a concretar nuestro proyecto ambicioso porque surgían muchas excusas para no hacerlo: no hay presupuesto, no hay tiempo, necesitamos otra oficina… a punto de postergar decisiones me preguntaron: ¿a qué te comprometes?… y luego del lanzamiento de ese misil… silencio, el poder de esa palabra comenzó a hacer efecto.

Vaya, me sacaron de las confortables tribunas y me pusieron en la arena donde se ven mejor los toros, ahí donde todo depende de ti, o corres o te enfrentas porque  si te quedas parado… fuiste!.

Quise saber un poco más del poder que tiene esta palabra  y descubrí cosas interesantes:

  1. Compromiso es una relación con alguien específico (CON del latín juntos).
  2. Compromiso es  disposición (PRO del griego antes), de lo que decides hacer en un futuro próximo.
  3. Y lo más importante, Compromiso es acción (MISO del latín misión o envío), es una acción concreta.

Y entendí porque esta palabra cambió todo el curso de la conversación, compromiso es mi palabra puesta en acción.

Si, me gusta mucho la palabra compromiso y será mi palabra gatillante este año, siento que puede ayudarme a llegar a otros niveles.

Y tu, ¿ya elegiste tu palabra gatillante?, te animo a que lo compartas.

Si todavía no la defines, si quires puedes usar COMPROMISO o HACITUD, recuerda que debe ser una palabra que te oriente a conseguir tus objetivos.