En el camino de construir tus sueños, vas a encontrar dificultades.

Incluso, pareciera que cuando más grande es tu sueño, más obstáculos debes vencer, hay como una relación directamente proporcional en esto.

Los obstáculos salen de todas partes, pero los que más nos cuesta no están en el entorno, en las circunstancias, en la falta de información, están en las personas.

Aquellos que te dicen que debes ser realista, los que critican con mala onda tu trabajo o los que se quedan a un lado del camino y te tratan con indiferencia por miedo a involucrarse.

También están los otros, los que aprovechan tus debilidades y hurtan tus ideas y las hacen suyas o los que sin ningún tipo de vergüenza aparecen te hacen daño y se llevan tus cosas porque les resulta más fácil robarlas que trabajar para obtenerlas.

Todo esto puede pegar con fuerza a tus ganas y tu voluntad de seguir.

Hace unos días regresé de un curso fuera de mi país, un curso sensacional hasta hoy creo que el mejor de mi carrera, siento que está transformando mi forma de ver mi realidad y me ha dado diferentes formas de tener una aproximación a las cosas que hago, me ha llenado de optimismo.

  • Pero apenas llegué a mi país y sin ningún tipo de vergüenza robaron mi celular donde tenía todas mis notas, entrevistas, fotos y mensajes de whatsapp del curso en mención.  No solo se llevaron el celular si no que rompieron el vidrio del carro y cortaron la llanta para que no pudiera seguirlos.  (parece que los ladrones perfeccionan sus procedimientos para hacerlos mas eficientes para realizar sus fechorías).
  • Hace unos meses Carla se enteró de un momento a otro que lo estaban echando de su compañía,  sin ningún tipo de explicación solo con la excusa de que “su forma de liderazgo no estaba en linea con lo que esperaba la compañía”.  Lo más irónico es que hace 4 meses había recibido una carta de felicitación con un bono interesante por su alto performance y su estilo de conducir su área.
  • Pedro construyó su compañía en base a una visión de desarrollo interesante, hizo socios de su empresa a unos amigos y como le gustaba mucho el desarrollo de nuevos negocios se enfocó en esta área y dejo la gerencia general en manos de estos socios.  Un 70% del crecimiento de su empresa venía de los contactos y relaciones que había encontrado y traído a la empresa. Luego de unos años y al parecer porque la gerencia general percibía que su contribución no agregaba valor porque no se “comprometía” con las ventas le pidió su renuncia, claro que continuaría como socio pero ya no sería parte del management de la empresa porque “no agregaba valor”.  Esto me suena a la experiencia de Steve Jobs.

En mi caso, me dolió perder mi información y el celular que tenía un valor emocional importante.  Pero lo que más bronca me dio es darme cuenta que esta experiencia me estaba llenando de emociones y pensamientos destructivos que ponían en riesgo mis nuevos proyectos.IMG_20140925_200914

En el caso de Carla, esta experiencia tan dura de perder su trabajo por implementar cosas en las que creía, la podía hacer  cuestionar si era mejor hacer lo que le pidieran y renunciar a sus principios.

Para Pedro, esta experiencia pudo llevarlo a una tremenda depresión y rencor por la traición de la confianza de sus “amigos”.

Este tipo de experiencias es como caer al suelo, obvio, la percepción de la magnitud puede ser diferente para el resto, no es lo mismo perder un celular a que te boten del trabajo o que te traicionen tus amigos.  Pero para quien la vive, no importa la magnitud percibida, esta experiencia es enorme y muchas veces aplastante.

Pero luego que pasó, ¿qué haces?, ¿te quedas allí tranquilito en el suelo lamiendo tus heridas? o ¿te vuelves a parar asimilando el dolor?.

Hay una película a la que recurro siempre, se llama el Ultimo Samurai, hay una escena en medio de la lluvia cuando le pegan al capitán Nathan Algren y lo hacen caer muchas veces, pero en todas ellas se pone de pie y se gana el respeto de sus adversarios. (La he colocado al final del post).

¿Qué pasó con estas historias?

  • Yo decidí continuar con los proyectos que inicié, activé el numero de mi celular en otro equipo que tenía, recuperé la mayor parte de mis archivos y los que no pude los reconstruí. 
  • Carla decidió hacerse independiente y no trabajar más para otros, hoy tiene una empresa de consultoría y es dueña de su propio tiempo y su estilo de liderazgo es reconocido por sus colaboradores y clientes. 
  • Pedro decidió crear otra empresa desde cero, con su experiencia y sus contactos es seguro que en poco tiempo será el líder del mercado.

Si pasas por golpes parecidos, tienes dos opciones: o te mantienes en tu área de comfort y te lamentas preguntándote “¿porqué el mundo es así?” u optas por entrar en tu área de aprendizaje, que es mucho más compleja, requiere esfuerzo, energía y decisión, la decisión es tuya.

Hay muchas piedras en el camino que pueden retrasar tu llegada a hacer realidad tus sueños, pero a la vez son pruebas que consolidan tu experiencia y te llenan de aprendizaje.

Déjame contarte algunas cosas que aprendí y que ojalá puedan ayudarte en circunstancias parecidas:

  1. Tienes que ir en contra de la tercera Ley de Newton, Acción->reacción.  Tómate un tiempo, piensa, evalúa las circunstancias en forma empática y luego toma acción es decir:  acción-> empatía -> reacción, lo dijo Steven Covey, en su libro Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva.
  2. Cuando algo pasó, YA FUE, ya pasó, entonces hay que dejarlo ir en nuestra mente y en nuestro corazón.  Mientras no se descubra como regresar en el tiempo no es saludable seguir pensando y preguntándote qué paso.  No dejar ir este evento desagradable es como manejar mirando el espejo retrovisor.
  3. Enfócate en lo que depende de ti,  para circunstancias similares en el futuro.
  4. Luego enfócate en quienes puedes influir si se da el caso
  5. Y no gastes energía ni tiempo en aquello que no está en tu área de influencia*.
  6. Aprende para mejorar siempre.
  7. Levántate, “re-calcula” y continua en tu camino definido. (es como cuando tienes encendido el GPS y te pasaste una cuadra y escuchas  “re-calculando…“).
  8. Finalmente, quedarte en el piso o levantarte, DEPENDE DE TI y de nadie mas.

Si estas pasando por una experiencia similar o tienes una historia parecida al respecto, sería genial que puedas compartirla con todo los miembros de esta tribu, para acompañarnos y seguir mejorando.

*Definir tu área de influencia no es un proceso sencillo.  En poco tiempo dictaremos un seminario de enfoque y definición de áreas de influencia para mejorar tu productividad personal, pronto te lo haremos saber.