La clave de la felicidad

Articulo publicado en Aptitus

Hace poco escribí este artículo para la revista Aptitus del grupo El Comercio en Perú. He realizado sutiles variaciones y links a las referencias para que puedas complementar información que puede interesarte:

La felicidad y el trabajo no se llevan. Hace poco, en una clase de postgrado con alumnos con mucha experiencia laboral, 20 de los 24 alumnos dijeron que no existía un vínculo entre ambos conceptos, porque el trabajo era aquello que están obligados a hacer, mientras que las cosas que dan felicidad las hacen sin necesidad de presión.

Esto se refleja en que casi 3,2 mil millones de trabajadores en el mundo, según datos del instituto Gallup, no están felices en su trabajo: 38% de ellos sufren excesiva presión, 24% no están comprometidos con lo que hacen.

El resultado, según datos de la OMS de 2014: 2.3 millones de muertes relacionadas al trabajo y cerca de 313 millones de accidentes laborales. Los costos económicos alcanzan el 4% del PBI de los países.

La percepción de que el trabajo no está vinculado a la felicidad se debe, entre otras razones, a que la felicidad es entendida como una recompensa. Nos han hecho creer que si trabajamos duro vamos a alcanzar el éxito, y solo entonces podremos ser felices. Sin embargo, esta no es una fórmula que se cumple en el 100% de los casos.

Los objetivos, conforme vas progresando, pueden cambiar, y si tuviste éxito con el plan A empiezas con el plan B, así sucesivamente. Creemos que la felicidad nos espera al final del camino pero el fin del camino cada vez está más lejos.

La buena noticias es que hay estudios que plantean que la fórmula clásica: Trabajo + Esfuerzo = Éxito/Felicidad puede invertirse, y los resultados son impresionantes.

Se trata de incorporar la felicidad al inicio de la fórmula.

Una de las formas de practicar el ser feliz es ejercitar el optimismo, pensando positivamente, para percibir la presión del trabajo como un reto y no como una amenaza.

Según Shawn Achor en su libro “The happiness advantage”, si comienzas un proyecto con optimismo existe un 75% de probabilidades de tener éxito en lo que emprendas.

El cerebro es 31% más productivo en personas con pensamiento positivo, y el incremento en generación de nuevos negocios puede elevarse hasta un 37%. Por ejemplo, los médicos con pensamiento positivo incrementaron en 19% su rapidez en la toma de decisiones precisas y mejoraron sus diagnósticos.

¿Cuál es el sustento científico?

Cuando el cerebro está en modo optimista produce varias sustancias. Una de ellas es la oxitocina, Paul J. Zack la define como la molécula de la felicidad en su libro “The moral molecule” .

Otra molécula importante es la dopamina, que está relacionada con los momentos positivos y juega un rol importante en el aprendizaje y la atención. Por eso las personas con pensamiento positivo son más efectivas en lograr resultados y objetivos, y son más exitosas (dependiendo de la defnición de éxito de cada persona).

Las personas positivas son mejores líderes y negociadores, tienen matrimonios sostenibles, tienen más soporte social, son más creativos, productivos, filantrópicos, enfocados, resilientes. En suma, son más sanos: física, emocional y psicológicamente, tal como apunta Sonja Lyubomirsky en su libro “The how of happiness”.

¿Puedo practicar ser optimista?

IMG_20140925_224727 (1)

Pedaleando en Maastricht

Si, de diversas formas. Una de ella es invertir tiempo para pensar, durante tres semanas, en tres cosas buenas que te pasaron en el día, por las que quieres dar gracias cada noche. Durante este tiempo, según el libro “Happier: Learn the secrets to daily joy and lasting fulfillment”, de Tal Ben-Shahar, el cerebro aprende, se adapta y comienza a funcionar en modo optimista: las áreas de gratitud del cerebro producen oxitocina y dopamina, ya te conté lo que estas moléculas producen.

Esta práctica desarrollará un nuevo hábito y aumentará tu capacidad de estar optimista y tener pensamientos positivos.

¿Qué tiene todo esto que ver con el trabajo o con lo que emprendas?

La felicidad es la base de la productividad.

Si te ha gustado este post, compártelo tambien es una forma de distribuir tu felicidad y ser más feliz.