Cuando estoy en busca de alguna solución matemática a un problema que no es matemático o imaginando visitar a un amigo en un país lejano para luego llegar a tiempo a casa para tomar un café con mi esposa (tele-transportación como le dicen), o buscando razones poderosas para expresarle a mis hijos que necesito estar a su lado, o intentando encontrar el mensaje exacto para motivar a mis alumnos, o en la búsqueda del diseño de ese curso maravilloso que te permite aprender a llegar a tus zonas de alto desempeño; ahhhh! imagino que todo eso sería fantástico, sería genial, sería ideal encontrar cosas que compongan o transformen mi realidad.

Sería fantástico, sería súper, sería… esa expresión expresa posibilidad, idealismo, deseo, sueños, pero al final sólo transmite conformidad, es estar en tu realidad inundado de tus circunstancias pensando que todo tiempo pasado fue mejor o todo tiempo futuro podría serlo.  Incluso, soy mas duro aun, no solo es conformidad, es mediocridad es saber desde el inicio que no va a ser y por tanto ¿para que intentarlo?, es gastar tus minutos de ensoñación y al final levantar los hombros expresando un signo de conformismo para seguir con esta realidad que te es cómoda pero que a su vez no te deja despegar.

Seria fantástico

Sería fantástico… así empieza el sueño, el cambio, el cuestionamiento de que algo puede mejorar, ojalá hubieran muchos “seria fantástico” pero no se puede quedar ahí, me han enseñado que para que esto este completo, a esta expresión debe añadirse una pregunta poderosa: ¿y por qué no…?, aquí es donde las olas revientan, aquí es donde empieza el cambio, aquí tu área de aprendizaje comienza a estimularse, aquí es cuando se inicia la realización de tu sueño, aquí es donde despiertas y lo haces realidad…

He aprendido que esta pregunta es estimulante, arrolladora, determinante, impulsante, gatillante, iniciadora, ¿Y por qué no…?, porque para responder a esta pregunta necesitas que todos tus cerebros, el izquierdo, el derecho, el reptiliano, el límbico entren en acción y causen sinergia, porque pones a volar tu imaginación, porque lo aterrizas y lo planificas con tiempos y tareas, defines repeticiones de actividades para desarrollar nuevos hábitos y finalmente los pones en marcha por que tu vida futura depende de ellos.

Si…, esta combinación, este proceso es fabuloso, practíquelo y seguro que todo lo fantástico que sería… será

Aqui el proceso de aprendizaje

  1. Pregúntate; ¿Que sería fantástico? para ti hoy, en tu vida…
  2. Luego: Imagina, visualiza, visiona
  3. Y luego pregúntate: ¿Y por qué no?, y entonces
  4. Toma acción.

Cada vez que olvido hacer este proceso, siempre vuelvo a una canción que “by the way” se llama “Sería Fantástico” y son un “manojo de sueños” como los llama Joan Manuel Serrat.  Lo comparto con ustedes para que impulse su alma… (aquí las letras, más abajo la canción)

Sería fantástico que yo estuviese equivocado
y que el water no estuviera ocupado.
Que hoy hiciese un buen día, que me diera un buen pedazo,
y que San Pedro, no cantase ni aunque le pagaran.

Sería fantástico que no hubiere nada urgente,
no pasar nunca de largo y servir para algo.
Ir por la vida sin cumplidos llamando a las cosas por su nombre.
Cobrar en especies y sentirse bien tratado,
y mearse de la risa y echar a volar todas las palomas

Sería todo un detalle, todo un síntoma de urbanidad,
que no perdieran siempre los mismos y que heredasen los desheredados.
Sería fantástico que ganase el mejor y que la fuerza no fuese la razón.
Que se instalara en mi barrio el paraíso terrenal
y que la ciencia fuese neutral.

Sería fantástico no pasar por el tubo.
Que todo fuera como está mandado y que no mande nadie.
Encontrarse como en casa en cualquier sitio.
Poder ir distraído sin correr peligro.

Sería fantástico que todos fuéramos hijos de Dios.
Sería todo un detalle y todo un gesto, por tu parte, que coincidiésemos,
te dejases convencer y fueses como yo siempre te imagine…

Comparte conmigo, tu fantasía y cómo piensas hacerla realidad…