Deseo muchísimo que este año que empieza esté lleno de satisfacciones para ti, que puedas lograr tus objetivos y que el éxito te sonría.

A su vez deseo que estés lleno de trabajo, lleno de decisiones por tomar y lleno de esfuerzo.

Y finalmente deseo que todo lo anterior se combine en medio de felicidad en cada cosa que emprendas.

Catedral de Aachen - Alemania

Catedral de Aachen – Alemania

Me encantaría regalarte unas palabras mágicas que combinadas generan acción dirigida y enfocada, le llamo las 3 Cs.

Claridad:  Empieza con un fin en mente, ¿Dónde te gustaría estar en 3 años o en 5 años o en 10 años? ¿qué estas haciendo para llegar a  este sitio?.  Visionar es crear tu propio futuro, pero no sólo es imaginario, es sentirlo, olerlo y vivirlo.  Dicen que un futuro se forma dos veces: en tu mente y cuando lo construyes.  Cuando visionas comienzas a tener iniciativa y generas creatividad e innovación.  No es tan complejo en realidad, pero necesitas repetirlo una y otra vez para creértelo, cuando eso pasa todo se vuelve realidad.

Coraje: Te invito a salir de tu zona de confort y comenzar ese proyecto que has venido postergando, ese sueño que parece imposible.  ¿Por qué  no das el primer paso?.  La inconformidad es un síntoma poderoso que te orienta a un cambio. Enfréntate a ti mismo sólo hay una forma de saber si tu proyecto será exitoso y eso es… haciéndolo.

Compromiso: El éxito es una consecuencia del trabajo y la constancia, todos los emprendimientos exitosos tienen este factor común.  El fracaso sólo es un anticipo del éxito.  Tienes que estar comprometido con lo que haces, respirarlo, visionarlo, perseguirlo y construirlo.  No hay que sentirse bien para actuar, es actuando cuando te sientes bien.  Dicen que un genio es aquel que hizo lo que sabe al menos 10,000 horas.

A estas 3 C’s solo les falta un verbo para hacer realidad tus objetivos: ACTUAR.

Feliz 2015, espero acompañarte frecuentemente en tu proceso de productividad personal para alcanzar niveles de alto desempeño.